viernes, 25 de diciembre de 2009

Lisboa na noite

Lisboa es una joya sea la hora que sea... pero, para mi, de noche tiene un encanto especial; seguramente porque es el momento del día en que menos la he visitado. Habitualmente suelo "alojarme" en Lisboa en el camping y me desplazo a la ciudad en el autobús urbano por lo que tengo que regresar no muy tarde para no quedarme sin transporte... Cuando he ido en invierno o en primavera, como fue este caso, si que me quedo en un hotel... y, entonces... puedo quedarme un rato más disfrutando de la noche.

Estas fotos son de la semana santa de 2009.

Había gente por la calle, pero me sorprendió un poco que no hubiera tanta gente en el centro de una gran ciudad como ésta.

Esta primera toma es de la Rua Augusta, la calle que une las dos grandes plazas de Lisboa, la Praça Dom Pedro IV (conocida como Rossio) y la Praça do Comércio. Es una calle peatona, repleta de tiendas y extremadamente bulliciosa durante el día.
De lo que más me gusta en esta calle de noche es el reflejo de los adoquines tan característicos de la ciudad. Parecen estar tan pulidos que la luz de las farolas y de los escaparates les da un brillo muy atractivo.


En la misma Baixa tenemos el elevador de Santa Justa, un elevador construido a principios del siglo XX (concretamente se acabó en 1902) por Raoul Mesnier de Ponsard, del que se suele decir que era un discípulo de Eiffel, pero parece ser que esta relación no está muy probada. El elevador no es más que un ascensor que se construyó con el fin de unir los barrios de la Baixa y el Chiado. Hoy dia sigue cumpliendo tal función, pero se ha convertido en un atractivo turístico ya que desde su terraza se tiene una hermosa vista de toda la Baixa y del Castello de São Jorge. No suelen ser pequeñas las colas para subir, a pesar de contar con dos ascensores de 24 plazas cada uno...

Os dejo dos tomas desde un ángulo menos habitual...



...y nos vamos al corazón de Lisboa, la Praça Dom Pedro IV, conocida como el Rossio. De hecho, la parada del metro se llama Rossio y casi todas las referencias que uno encuentra por la ciudad apuntan a este nombre... Es una plaza llena de vida durante el día, especialmente al atardecer.
La plaza está presidida por el Teatro Nacional Doña Maria II en uno de sus laterales y en el centro de la plaza dos grandes fuentes y una estatua del rey Dom Pedro IV que corona una alta columna.



Acabamos con otra versión de la primera foto... una interpretación quizá más acorde con lo que uno puede sentir de noche transitando por calles tan poco concurridas...


Más comentarios en El Club Digital